TEST6101

La mejor bechamel para croquetas: Secretos y variantes que debes probar.

bechamel para croquetas

Tabla de contenidos

Hace unas semanas estaba en la cocina de Solo de Croquetas, pensando en lo complicado que puede llegar a ser elaborar unas deliciosas croquetillas y no podía evitar pensar: “¿cómo se consigue la bechamel para croquetas perfecta?” Después de todo, es una de las claves que diferencia una croqueta TOP de una que croqueta “meh”.

 

Entonces me propuse convencer a Javi para que compartiera conmigo su receta de bechamel para croquetas sin gluten. Prometí guardarla bajo llave y utilizarla solo para sorprender a mi próxima cita, pero como siempre, Javi no nos quiere compartir su fórmula ultra secreta y me ha retado a inventar la mía propia.

Yo soy más de comer que de cocinar, pero me gustan los retos, por eso empecé una investigación exhaustiva que me llevó a conocer los distintos tipos y métodos para preparar una buena bechamel. No puedo quedarme esta valiosa y deliciosa información sólo para mí, así que ¡presta atención! Te voy a compartir todos mis secretos y los de otros escritores (ya que Javi no nos comparte los suyos).

La clave del éxito croquetero.

La bechamel para croquetas es la clave en el mundo croquetero. Si la haces muy bien, puedes tener una croqueta cremosa por dentro y crujiente por fuera, digna de admirar, pero si la haces mal… Game over.

No quiero liarte mucho, así que vamos a empezar por lo básico.

La receta clásica de bechamel para croquetas.

Ingredientes:

  • 50 g de mantequilla.

  • 50 g de harina.

  • 500 ml de leche.

  • Nuez moscada al gusto.

  • Sal al gusto.

Empieza la magia: 

  1. Derretir la mantequilla: En una sartén a fuego medio, derrite la mantequilla con mucho cuidado y manteniendo la distancia suficiente para que no te salpiquen gotitas calientes (créeme, eso puede pasar)

  2. Añadir la harina: Agrega la harina y mezcla bien hasta obtener una pasta dorada.

  3. Incorporar la leche: Vierte la leche poco a poco, sin dejar de remover. Presta atención a que no se formen grumos y no descuides la mezcla ni un segundo. Sé que el multitasking puede ser tentador, pero tendrás otro momento para eso.

  4. Sazonar: Añade nuez moscada y sal al gusto, luego cocina hasta que la salsa espese.

La clave de esta receta es remover constantemente para lograr una textura suave y sin grumos. Es la base perfecta para cualquier croqueta y, sí, necesitas paciencia pero unas buenas croquetas son la mejor recompensa.

Tipos de bechamel para croquetas

Como toda receta clásica, la bechamel ha evolucionado, y se han creado variantes para todos los gustos. Aquí te comparto algunas de las más interesantes que encontré cotilleando en internet:

1. Bechamel con queso parmesano: Según estudios hechos por mi, añadir queso rallado a la bechamel clásica le da un toque extra de cremosidad y sabor. Ideal para croquetas de jamón y queso o espinacas y queso azul. 

2. Bechamel de setas: Agrega setas picadas finamente a la bechamel. Esta variante es una delicia para las croquetas de champiñones o trufa.

3. Bechamel con vegetales: Puedes incorporar puré de vegetales como espinacas, zanahorias o calabacín. Aporta color y nutrientes adicionales a las croquetas.

En Solo de Croquetas tenemos nuestra propia versión de bechamel, lo que la hace única es que es sin gluten. ¿Cómo lo logramos?

Ahí está el truco. Javi nunca nos revelaría su receta, pero yo, en mi afán de aprender y compartir contigo, te dejo una lista de artículos con diferentes tipos de bechamel para croquetas, truquillos y otras cosas:

  • Tipos y derivados de bechamel: Aquí puedes encontrar más de 6 variaciones a partir de la receta clásica de bechamel, desde salsa bechamel con cebolla hasta una combinación increíble con tomate frito. ¡Cada una más deliciosa que la otra!
  • Bechamel para todos los usos y gustos: Este artículo tiene recetas de bechamel para croquetas y variaciones que puedes usar para coberturas, salsa y todo lo que se te ocurra.
  • Bechamel vegana y sin lactosa: Aquí, además de variaciones creadas a partir de la receta clásica de bechamel para croquetas, encontrarás una receta vegana y sin lactosa que puedes preparar en casa. Y como todo se aprende en la práctica, también tienes algunas ideas para crear tu propia versión de bechamel para croquetas. ¡Para todos los gustos!

Mi top 4 de bechamel para croquetas

Durante mi aventura como cocinitas, probé muchas variantes, he comido más bechamel y croquetas que nunca en mi vida (me tomé el reto en serio) y aquí te comparto mi top 4 de bechamel para croquetas que no puedes dejar de probar:

  1. Bechamel de queso manchego: Cremosa y con el sabor intenso del queso manchego que crea una explosión de sabor en tu boca.

  2. Bechamel de caldo de jamón: Usar caldo de jamón en lugar de leche le da un sabor profundo y delicioso.

  3. Bechamel de espinacas: Con puré de espinacas, perfecta para unas croquetas verdes y nutritivas que tus hijos no podrán rechazar (la mejor forma de que coman verduras).

  4. Bechamel con setas: Setas salteadas que aportan un sabor diferente y sofisticado, es perfecta para esos días que tienes ganas de sentirte como la reina o el rey de tu casa. 

Debo confesar que sigo prefiriendo la bechamel de Solo de Croquetas y la satisfacción de comer tranquila mirando una peli, sin tener que lavar todos los trastos y el desastre que dejo en la cocina cada vez que se me ocurre experimentar.

El secreto de Javi y la bechamel perfecta

Todo esto empezó por el reto de Javi y, a pesar de todos mis esfuerzos, sigue guardando su receta de bechamel sin gluten bajo llave. Pero cada vez que pruebo una de nuestras croquetas, sé que el secreto está en la pasión y el cariño con el que se preparan.

Debo admitir que me he obsesionado un poco con el reto, así que seguiré explorando y probando nuevas opciones para compartir contigo.

La bechamel para croquetas es todo un arte. Desde la receta clásica hasta las variantes sin gluten, cada tipo ofrece una experiencia única y deliciosa. Aunque no tengamos la receta secreta de Javi, ya tenemos muchas opciones para disfrutar experimentando. 

¿Cuál es la bechamel para croquetas más original que te gustaría preparar? ¡Empiezo yo! Que estoy aquí para darte ideas de cómo hacer tu vida más deliciosa y divertida (siempre con croquetas, claro).

He pensado en preparar una bechamel para croquetas dulces con sabor a arándanos. A lo mejor un día de estos me armo de valentía para hacerla y te cuento mi gran triunfo (o fracaso) en nuestra newsletter. 

Si eres de los que disfruta más comiendo que cocinando (como yo), no te preocupes: En Solo de Croquetas tenemos más de 30 tipos de croquetas que puedes disfrutar sin esfuerzo. Desde las clásicas hasta las más innovadoras, todas hechas con nuestra especial bechamel sin gluten. Así que, cuando quieras una experiencia croquetera increíble, ven a uno de nuestros 3 locales en Madrid o pídelas a toda España por nuestra web. 

¡Nos leemos pronto, y que la croqueta esté siempre de tu lado!

¡Con ganas de más? ¿Únete a nuestra familia de Crewqueter@s para más cotilleo, descuentos y sorpresas!

Comparte la entrada
WhatsApp
Facebook
Twiter
hot concepts

HOT CONCEPTS 2

¡Estamos listos para los Hot Concepts! Sigue leyendo que te cuento como me he preparado y uno de mis mayores miedos este día.

Leer más »
Scroll al inicio

¿Quieres un 20% de descuento?

Únete a los CREWQUETER@S y recibe en tu email super ventajas exclusivas.